Seleccionar página

LA FUGA DE SIBERIA EN UN TRINEO DE RENOS

Leon Trotsky

Encuadernación: Rústica
Formato: 21×14 cm.
Páginas: 128
ISBN: 978-84-125336-2-0

14,00

300 disponibles

Traducida al español por primera vez, La fuga de Siberia en un trineo de renos es la obra de un revolucionario impetuoso, sí, pero no tiene nada de alegato político o propaganda. Como protagonista de la Revolución de 1905, sofocada por el poder zarista, un Trotsky de 27 años es enjuiciado y deportado de por vida a Siberia. El destino final está situado sobre el Círculo Polar Ártico, a 1600 km de la estación de tren más cercana. En una de las postas del trayecto, el prisionero inicia la fuga a través de la estepa siberiana, territorio salvaje y extremo, con temperaturas por debajo de los -25ºC y poblaciones con costumbres, penurias y solidaridades que él no conoce. Este es el relato en primera persona de esas jornadas extenuantes, llenas de acechanzas. Temiendo cada minuto por su captura y confiando su vida y su libertad al imprevisible cochero Nikifor, que no para de beber, Trotsky se convierte, acaso contra su voluntad, en un viajero. Transita por la tundra, se fascina con los renos, pasa las noches junto al fuego como un siberiano nómade más, urde estrategias para no ser reconocido, toma notas mientras se asegura de tener a mano el revólver como último recurso para defenderse. Diario de viaje escrito sobre la marcha, agitado por el suspenso y la expectativa, La fuga de Siberia nos muestra la intimidad del joven Trotsky, y a un narrador literario en estado puro.

Leon Trotsky (Ucrania, 1879 – México, 1940) Nacido como Lev Davídovich Bronstein en una familia campesina judía, estudió Derecho y luchó contra el zarismo, sufriendo arrestos y deportación. Durante la Revolución de 1902 presidió el Soviet de San Petersburgo; deportado a Siberia, escapó y se exilió en Austria, Francia y los Estados Unidos. En 1917 volvió a Rusia y formó parte decisiva de la Revolución de Octubre y –como ministro y organizador del Ejército Rojo– del ascenso de Lenin. A su muerte en 1924, chocó contra Stalin. Fue desterrado y asesinado en México por un sicario soviético.